Hepatitis C

¿Qué es la hepatitis C?

La hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por el virus de la hepatitis C. Este es uno de los tipos de hepatitis.

Produce enrojecimiento e hinchazón (inflamación) del hígado que a veces causa daño de largo plazo. El hígado no puede funcionar como debería.

La hepatitis C puede ser de corta duración (aguda) o de larga duración (crónica):

  • Hepatitis C aguda. Es una infección breve que dura seis meses o menos. Desaparece porque su cuerpo se libra del virus.
  • Hepatitis C crónica. Es una infección de larga duración que se presenta cuando su cuerpo no se puede librar del virus. Causa daño de larga duración y no es frecuente recuperarse de una infección de hepatitis C. La mayoría de las personas que contraen hepatitis C conservan el virus por el resto de su vida.

¿Cuáles son las causas de la hepatitis C?

La hepatitis C es causada por una infección con el virus de la hepatitis C. Como sucede con otros virus, la hepatitis C se contagia de una persona a otra. Esto ocurre cuando usted entra en contacto con la sangre de una persona infectada.

Usted puede contraer el virus si:

  • Comparte agujas usadas para consumir drogas ilegales.
  • Mantiene relaciones sexuales sin protección con una persona que tiene hepatitis C.

 Los bebés también pueden enfermarse si sus madres tienen el virus de la hepatitis C.

¿Quiénes corren el riesgo de contraer hepatitis C?

Cualquier persona se puede contagiar de hepatitis C al entrar en contacto con la sangre de una persona infectada con el virus.

Sin embargo, algunas personas tienen mayor riesgo de contraer esta enfermedad. Incluyen, por ejemplo:

  • Niños nacidos de madres que están infectadas con hepatitis C.
  • Personas que tienen trabajos que implican contacto con sangre humana, líquidos corporales o agujas.
  • Personas que tienen un trastorno de coagulación de la sangre como hemofilia y recibieron factores de la coagulación antes de 1987.
  • Personas que necesitan tratamiento de diálisis debido a insuficiencia renal.
  • Personas que se hicieron transfusiones de sangre, que recibieron productos sanguíneos (hemoderivados) trasplantes de órganos antes de comienzos de la década de 1990.
  • Personas que usan vías intravenosas (IV) o drogas intravenosas.
  • Personas que tienen relaciones sexuales heterosexuales u homosexuales sin protección.
  • Personas que tienen VIH.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis C?

Muchas de las personas que presentan esta afección no lo saben. En la mayoría de los casos, las personas infectadas de hepatitis C pueden no tener síntomas por varios años.

Es posible transmitir el virus a otra persona si usted tiene hepatitis C, pero no presenta ningún síntoma.  

 Los síntomas pueden variar de una persona a otra. Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Pérdida del apetito
  • Cansancio extremo (fatiga)
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor de estómago
  • Coloración amarillenta en la piel y en los ojos (ictericia)
  • Fiebre
  • Diarrea
  • Orina de color amarillo oscuro
  • Heces de color claro
  • Dolor de los músculos y las articulaciones

Los síntomas de la hepatitis C pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Consulte siempre a su proveedor de atención médica para confirmar cuál es su afección.

¿Cómo se diagnostica la hepatitis C?

Su proveedor de atención médica le hará un examen físico y le preguntará sobre sus antecedentes de salud. También le pedirá un análisis de sangre para determinar si tiene hepatitis C.

Si su proveedor cree que usted tiene hepatitis C de larga duración (crónica), es posible que le tome una muestra pequeña de tejido (biopsia) de su hígado con una aguja. Esa muestra se revisa con un microscopio para saber  qué tipo de enfermedad hepática tiene y su gravedad.

¿Cómo se trata la hepatitis C?

La hepatitis C no se trata a menos que se vuelva una infección crónica o de larga duración. En ese caso, se usan medicamentos para tratar de demorar o detener el daño que el virus le produce a su hígado.  Sus síntomas se vigilarán de cerca y se manejarán según sea necesario.

Si se produce un daño hepático grave, es posible que necesite un trasplante de hígado.

No existe una cura para la hepatitis C.

¿Cuáles son las complicaciones de la hepatitis C?

Muchas personas que tienen hepatitis C presentan enfermedad hepática crónica. Usted podría necesitar un trasplante de hígado. La hepatitis C es la causa más común para realizar trasplantes de hígado en Estados Unidos.

Insuficiencia hepática que puede llevar a la muerte.

El riesgo de cáncer de hígado es más alto en las personas que tienen hepatitis C.

¿Qué puedo hacer para prevenir la hepatitis C?

No existe una vacuna para prevenir la hepatitis C. Sin embargo, se puede proteger y proteger a los demás del contagio:

  • Asegurándose de hacerse cualquier tatuaje o perforación en el cuerpo (pirsin) con instrumentos estériles.
  • Evitando compartir agujas y otros materiales para usar drogas.
  • Evitando compartir cepillos de dientes y afeitadoras.
  • Evitando tocar la sangre de otra persona a menos que esté usando guantes.
  • Usando condones durante las relaciones sexuales.

Puntos clave sobre la hepatitis C

  • La hepatitis C es una enfermedad hepática causada por una infección con el virus de la hepatitis C.
  • El virus causa enrojecimiento e hinchazón (inflamación) en su hígado.
  • Además, se contagia cuando usted entra en contacto con la sangre de una persona infectada.
  • Cualquiera puede contraer hepatitis C, pero algunas personas tienen un riesgo más alto.
  • Es posible que usted no presente síntomas durante años.
  • El riesgo de cáncer de hígado es más alto en las personas que tienen hepatitis C.
  • No existe una vacuna para prevenir la hepatitis C.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor le dice.
  • En la consulta, anote los nombres de los nuevos medicamentos, tratamientos o pruebas y análisis, y toda nueva instrucción que su proveedor le dé.
  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.