Seguridad para usted y su hijo

Puede ayudar a evitar las lesiones de su hijo si se prepara y educa usted y su familia. Es importante hacerse cargo de la salud del niño y seguir un programa diseñado para ayudarlo a usted y a su familia a mantenerse sanos y seguros.

La prevención tiene dos caras: hacerse cargo de la salud de su hijo y seguir las pautas de seguridad.

Prevenir lesiones accidentales

Hacerse cargo de la salud de su hijo

Pautas de seguridad

Sea un modelo a seguir para su hijo: realícese controles regulares, coma alimentos sanos, haga ejercicio y no fume.

Sepa realizar RCP, primeros auxilios para ahogos y primeros auxilios básicos. Muchas organizaciones, como la Cruz Roja Estadounidense (American Red Cross) y la Asociación Estadounidense del Corazón (American Heart Association), ofrecen cursos sobre RCP en bebés y niños.

Asegúrese de realizar vacunaciones y controles regulares a su hijo.

Lo primero es la seguridad. Sepa cómo asegurar su hogar y el entorno de su hijo. El mejor tratamiento para las lesiones es la prevención.

Proporciónele al niño una dieta saludable y ejercicio regular. Ayudar al niño a mantenerse sano y fuerte puede ayudar a minimizar los problemas que se produzcan.

Instale dispositivos de seguridad en su hogar, como detectores de humo, pasamanos, puertas para escaleras y matafuegos. Cubra los tomacorrientes, si fuera necesario.

Enseñe a su hijo a lavarse bien las manos, en especial antes de las comidas y después de usar el baño.

Coloque medicamentos, productos de limpieza, productos químicos y posibles venenos fuera del alcance del niño. Instale candados de seguridad en los gabinetes que tengan elementos filosos o peligrosos.

Nunca deje solo a un bebé o niño pequeño; ni siquiera un momento.

Desarrolle un plan de escape por incendio y asegúrese de que cada miembro de su familia conozca qué hacer en caso de incendio.

Acueste a los bebés sobre la espalda o de costado cuando duermen, hasta que puedan girar por sí mismos.

Si debe tener un arma en la casa, asegúrese de que no esté cargada y guárdela en un gabinete con candado. Guarde las municiones en un lugar separado.

Supervise a su hijo y asegúrese de que forme parte de las actividades adecuadas para su edad.

Use cinturón de seguridad y asegúrese de que su niño use un asiento de seguridad para vehículos aprobado y que el cinturón de seguridad esté adecuadamente instalado.

Ayude a su hijo a aprender a controlar la ira y el estrés de maneras adecuadas.

Tenga a mano una lista de números telefónicos de emergencia, que incluya los servicios de emergencias médicas ("SEM") locales, el proveedor de salud o médico de su hijo, los departamentos de policías y bomberos y la unidad de toxicología local.

Aprenda sobre el entorno, los amigos y la escuela de su hijo. Esté alerta a comportamientos inseguros y esté listo para intervenir en caso de que se produzcan.

Enseñe a su hijo a marcar 911 o su sistema local de SEM en caso de emergencia.

Enseñe a su hijo cómo mantenerse a salvo: en el hogar, en la escuela y en actividades deportivas y juegos.

Tenga a mano un kit de primeros auxilios bien abastecido en su hogar o en el automóvil.

Asegúrese de que las niñeras u otros proveedores del cuidado de niños conozcan la seguridad adecuada y las medidas de primeros auxilios que deben tomar en caso de una emergencia.