Jul 15, 2021 12:00 PM

Author: Kylene Metzger


Los cielos nebulosos durante los meses de verano deben ser tan preocupantes como parecen. El aire gris persistente puede deberse al calor, a la elevada contaminación atmosférica por ozono o a la contaminación por partículas relacionada con el humo de los incendios forestales, que puede causar efectos potencialmente graves para la salud. En Utah, la combinación de las tres cosas está afectando al aire.

Estas condiciones pueden coexistir porque el calor aumenta los niveles de ozono y el humo de los incendios forestales se dispara cuando las condiciones son cálidas y secas. "Es algo que estamos viendo con mayor frecuencia debido al cambio climático, a demás de las condiciones más calurosas y secas", afirma la doctora Cheryl Pirozzi, neumóloga de University of Utah Health.

Estas exposiciones ambientales pueden desencadenar distintos efectos sobre la salud, entre ellos:

Calor y contaminación atmosférica

  • Enfermedades relacionadas con el calor, como el agotamiento y la insolación
  • Exacerbación de enfermedades subyacentes, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y las cardiopatías

 Contaminación atmosférica por ozono

  • Hospitalización por enfermedad respiratoria
  • Neumonía o infecciones respiratorias tanto en adultos como en niños
  • Exacerbaciones de enfermedades pulmonares como el asma, la EPOC, la fibrosis quística y la fibrosis pulmonar
  • Aumento de muertes por enfermedades respiratorias y cardiovasculares

Humo de incendios forestales y contaminación por partículas

  • Riesgo de enfermedades respiratorias
  • Visitas a la sala de urgencias y hospitalización por asma y EPOC
  • Susceptibilidad a las infecciones respiratorias
  • Hospitalizaciones cardiovasculares
  • Mortalidad

Todo el mundo es vulnerable a sufrir complicaciones en épocas de alta contaminación, ozono y humo de incendios forestales. Los que corren más riesgo de sufrir efectos graves para la salud son los adultos mayores, los niños, las mujeres embarazadas, las personas con enfermedades cardíacas y pulmonares subyacentes y los que trabajan al aire libre.

La mejor manera de protegerse en épocas de mala calidad del aire es evitar las actividades al aire libre cuando la contaminación atmosférica y el calor están elevados. Si desea recrear en el exterior, lo mejor es hacerlo por la mañana, cuando las temperaturas son más frescas y los niveles de contaminación del aire son más bajos. Es importante prestar atención a su cuerpo. Si experimenta síntomas preocupantes como respiración dificultosa, tos o fiebre, busque atención médica. Manténgase bien hidratado.

Algunas mascarillas bien ajustadas con filtros de partículas, como las N95 y N99, pueden ayudar a reducir la exposición a la contaminación por partículas. Sin embargo, no reducen la exposición a los contaminantes gaseosos ni al calor, y Pirozzi afirma que los beneficios generales para la salud no han sido bien establecidos. El uso de filtros HEPA en el hogar también pueden ayudar a reducir los niveles de contaminación por partículas.


Kylene Metzger

Public Affairs

espanol

comments powered by Disqus