Sep 21, 2022 9:00 AM


Un coágulo de sangre es un conjunto de células sanguíneas y proteínas de coagulación que se aglutinan, formando una sustancia gelatinosa en el sistema sanguíneo que puede obstruir el flujo de sangre. Los coágulos sanguíneos suelen desencadenarse a raíz de determinados acontecimientos, como lesiones, cirugías o infecciones como COVID-19.

La coagulación de la sangre es una conocida complicación de la infección por SARS-CoV-2. También se ha identificado como un efecto secundario extremadamente raro de ciertas vacunas contra el COVID-19. El riesgo con las vacunas es extremadamente bajo y las personas tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar un coágulo sanguíneo a causa de la infección por COVID-19 que tras la vacunación por COVID-19.

El doctor Yazan Abou-Ismail, MD, un hematólogo y profesor adjunto de la División de Hematología y Enfermedades Hematológicas en University of Utah Health, se especializa en trastornos de la coagulación y las hemorragias, aquí responde algunas preguntas sobre la asociación de los coágulos de sangre con COVID-19 y ciertas vacunas.

¿Dónde se forman los coágulos?

Los coágulos de sangre pueden producirse en las venas o en las arterias. La trombosis venosa profunda (TVP) se produce cuando se forma un coágulo en las venas profundas del cuerpo, normalmente en la parte inferior de la pierna, el muslo o la pelvis. Un coágulo de sangre que se desplaza desde las venas profundas y bloquea una de las arterias de los pulmones se denomina embolia pulmonar (EP) y puede ser mortal. Con menor frecuencia, los coágulos venosos pueden producirse también en otras localizaciones, como el cerebro o el abdomen.

En cambio, los coágulos arteriales se producen en los vasos que suministran sangre a los órganos, como el corazón o el cerebro, y provocan trastornos como un infarto o un derrame cerebral. Los coágulos sanguíneos pueden poner en peligro la vida, pero se pueden prevenir y tratar si se descubren a tiempo. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), unas 900.000 personas sufren una TVP o una EP y 100.000 mueren por coágulos sanguíneos en EE.UU. cada año.

¿Cuál es la relación entre los coágulos de sangre y COVID-19?

La asociación entre el Covid-19 y los coágulos sanguíneos se reconoció al principio de la pandemia entre los pacientes hospitalizados por COVID-19. Estos pacientes experimentaron coágulos de sangre tanto en las venas profundas como en las arterias, lo que a veces provocó accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos.  Aunque estas afecciones se han observado sobre todo en pacientes con enfermedad COVID-19 grave, las personas con enfermedad no grave también han desarrollado coágulos sanguíneos.

Los datos del comienzo de la pandemia indicaban que la incidencia de coágulos sanguíneos en la enfermedad COVID-19 oscilaba entre el 5 y el 40%, variando con los factores de riesgo individuales y la gravedad de la enfermedad.

¿Ciertas personas tienen un mayor riesgo de desarrollar coágulos de sangre si tienen Covid-19?

Las personas con mayor riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos como resultado de la infección por COVID-19 incluyen los pacientes que:

  • Tienen un historial médico previo de coágulos de sangre o un trastorno hereditario de la coagulación de la sangre
  • Tienen una enfermedad COVID-19 grave (hospitalizado en la UCI)
  • Experimentan insuficiencia respiratoria o requieren altas cantidades de oxígeno
  • Tienen una inmovilidad prolongada
  • Tienen enfermedades subyacentes como hipertensión, diabetes, obesidad o cáncer

¿Cuándo es probable que una persona desarrolle un coágulo de sangre tras la infección por COVID-19?

Por lo general, en la primera semana o el primer mes después de la infección. Es menos probable que se produzcan coágulos de sangre después de eso, pero los coágulos pueden ocurrir en aquellos con enfermedad COVID-19 persistente o con complicaciones.

¿Ha cambiado la incidencia de los coágulos de sangre de COVID-19?

La incidencia de los coágulos sanguíneos parece tender a la baja en comparación con los primeros momentos de la pandemia. Abou-Ismail dice que esto puede estar relacionado con varias razones como:

  • Mejora de las pruebas
  • Más temprana detección
  • Mejora del tratamiento de COVID-19
  • Mejor acceso a los enfoques terapéuticos

¿Existe algún tratamiento para prevenir los coágulos de sangre en los pacientes con COVID-19?

Las nuevas directrices de los Institutos Nacionales de la Salud y de la Sociedad Americana de Hematología recomiendan que los pacientes hospitalizados con COVID-19 que tengan necesidades de oxígeno y no estén en la UCI (también denominados "COVID-19 moderado") reciban una dosis completa de tratamiento anticoagulante para ayudar a reducir los coágulos sanguíneos que puede provocar la infección por SARS-CoV-2. Se recomienda que los pacientes en la UCI reciban una dosis profiláctica, es decir, una dosis más baja de anticoagulación o anticoagulantes.

"Al principio de la pandemia, no sabíamos cuál era la mejor manera de prevenir los coágulos de sangre causados por COVID-19 ni si el riesgo de hemorragia causado por los anticoagulantes superaba el beneficio de la prevención de los coágulos", afirma Abou-Ismail. "Ahora, tras disponer de los datos de varios ensayos clínicos de gran envergadura, tenemos una orientación sobre la mejor manera de prevenir los coágulos sanguíneos causados por COVID-19 sin causar daños significativos en los pacientes hospitalizados". 

Cuando un paciente abandona el hospital, los proveedores ahora pueden  determinar el riesgo individual de coágulos sanguíneos. Si ese riesgo individual es alto, Abou-Ismail dice que algunos pacientes pueden beneficiarse de continuar temporalmente el uso de anticoagulantes en casa.

¿Las vacunas COVID-19 provocan coágulos de sangre?

Las vacunas de ARNm de Moderna o Pfizer-BioNTech no han demostrado aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos en múltiples estudios. Sin embargo, dos vacunas COVID-19 están asociadas a un síndrome extremadamente raro conocido como trombocitopenia trombótica inducida por vacunas (VITT). Se descubrió en marzo de 2021 en relación con la vacuna COVID-19 de AstraZeneca y posteriormente con la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson. En casos raros -entre 2 y 20 por millón- los anticuerpos que el cuerpo produce como efecto secundario de la vacuna conducen a una activación incontrolada de las plaquetas. Esto provoca un recuento bajo de plaquetas y la formación de coágulos de sangre.

La aparición de este raro anticuerpo es un acontecimiento aleatorio sin ninguna asociación conocida con el historial médico de una persona ni con ninguna condición particular.  "No hay forma de predecir quién podría desarrollar el raro anticuerpo que desencadena la VITT", afirma Abou-Ismail. "Aunque es un poco más común en las mujeres jóvenes en comparación con otras poblaciones, sigue siendo excesivamente raro incluso en ese grupo".

A la hora de decidir si merece la pena arriesgarse con la vacuna COVID-19, Abou-Ismail le dice a sus pacientes que "las vacunas COVID-19 de ARNm son seguras en pacientes con antecedentes de coágulos sanguíneos o factores de riesgo elevados". El riesgo de desarrollar un coágulo sanguíneo a causa de la infección por COVID-19 es mucho mayor que el de contraer un coágulo sanguíneo a causa de una vacuna contra COVID-19".

De hecho, subraya que tener antecedentes de coágulos sanguíneos es una razón más para vacunarse, ya que estos pacientes tienen más probabilidades de sufrir un coágulo sanguíneo potencialmente mortal por la propia infección de COVID-19. No es en absoluto una razón para evitar la vacunación con una vacuna de ARNm.

***

Esta información estaba correcta en el momento de su publicación. Debido a la naturaleza cambiante de la pandemia de COVID-19, alguna información puede haber cambiado desde la fecha de publicación original.

espanol  coronavirus COVID-19 blood clot vaccine

comments powered by Disqus

For Patients

Find a doctor or location close to you so you can get the health care you need, when you need it