Jul 07, 2021 9:00 AM

Author: Kylene Metzger


Un coágulo de sangre es un conjunto de células sanguíneas y proteínas de coagulación que se aglutinan, formando una sustancia gelatinosa en el sistema sanguíneo que puede obstruir el flujo de sangre. Los coágulos sanguíneos suelen desencadenarse a raíz de determinados acontecimientos, como lesiones, cirugías o infecciones. Desde el comienzo de la pandemia de Covid-19, la coagulación de la sangre se ha identificado como un efecto secundario del SARS-CoV-2 y, posteriormente, como un efecto secundario, extremadamente raro, de algunas vacunas Covid-19.

El doctor Yazan Abou-Ismail, MD, hematólogo de University of Utah Health, responde preguntas sobre la asociación de los coágulos de sangre con COVID-19 y ciertas vacunas.

¿Dónde se forman los coágulos?

La trombosis venosa profunda (TVP) se produce cuando se forma un coágulo de sangre en las venas profundas del cuerpo, normalmente en la parte inferior de la pierna, el muslo o la pelvis. Un coágulo de sangre que se desplaza desde las venas profundas y bloquea una de las arterias de los pulmones, se denomina embolia pulmonar (EP). Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), ambas afecciones son potencialmente mortales, pero se pueden prevenir y tratar si se descubren a tiempo. En EE.UU., cada año unas 900.000 personas sufren un coágulo de sangre y 100.000 mueren por esta causa.

¿Cuál es la relación entre los coágulos de sangre y COVID-19?

La asociación entre el Covid-19 y los coágulos sanguíneos se reconoció al principio de la pandemia entre los pacientes hospitalizados por el SARS-CoV-2. Estos pacientes experimentaron coágulos de sangre tanto en las venas profundas como en las arterias, lo que a veces provocó accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos. 

Aunque estas afecciones se han observado principalmente en pacientes con casos graves por Covid-19, las personas con enfermedad moderada también han desarrollado coágulos sanguíneos. Los datos del principio de la pandemia indican que la incidencia de coágulos sanguíneos en casos graves por Covid-19 oscilaba entre el 20% y el 40%. La incidencia en personas con una enfermedad leve o moderada era del tres al nueve por ciento.

¿Ciertas personas tienen un mayor riesgo de desarrollar coágulos de sangre si tienen Covid-19?

Los pacientes que desarrollan coágulos sanguíneos, como resultado de la infección por SARS-CoV-2, suelen tener una enfermedad grave Covid-19 (hospitalizados en la UCI), insuficiencia respiratoria, requieren altas cantidades de oxígeno o tienen otras enfermedades subyacentes. Otros riesgos subyacentes para los coágulos de sangre son los pacientes con un historial médico previo de coágulos de sangre, o un trastorno hereditario de la coagulación de la sangre. Las personas con hipertensión, diabetes, obesidad o cáncer, también corren un mayor riesgo.

¿Cuál es la asociación entre la coagulación de la sangre y ciertas vacunas Covid-19?

Algunas vacunas Covid-19 se asocian a un síndrome extremadamente raro conocido como trombocitopenia trombótica inducida por la vacuna (VITT). Se descubrió en marzo de 2021 en relación con la vacuna Covid-19 de AstraZeneca, y posteriormente con la vacuna de Johnson & Johnson. En casos raros, los anticuerpos que una persona produce como efecto secundario de la vacuna conducen a una activación incontrolada de las plaquetas. Esto provoca tanto un recuento bajo de plaquetas como la formación de coágulos de sangre en zonas inusuales. La VITT no está asociada a las vacunas de ARNm de Moderna o Pfizer-BioNTech. 

Según los CDC, hasta el 30 de junio de 2021, se han confirmado 35 informes de VITT en relación con la vacuna de J&J de las más de 12 millones de dosis que se han administrado en los EE.UU. En el Reino Unido, hay más de 300 casos confirmados de VITT relacionados con la vacuna de AstraZeneca. Aunque la VITT es extremadamente rara, es una enfermedad grave y tratable. Los médicos saben ahora cómo reconocer y tratar la VITT, y los pacientes que reciben la vacuna de J&J están informados de cómo reconocer sus efectos secundarios.

¿Cuáles son los síntomas de la VITT?

Los síntomas de VITT incluyen:

  • Dolores de cabeza severos o persistentes
  • Dolor en el pecho
  • Dificultad para respirar
  • Hinchazón/dolor de piernas
  • Dolor abdominal intenso
  • Confusión
  • Cambios en la visión
  • Convulsiones

Cualquier persona que experimente estos síntomas dentro de las cuatro semanas posteriores a la vacunación debe ponerse en contacto con su proveedor de atención médica o buscar atención médica inmediata.

¿Qué datos respaldan el hecho de que el VITT es un efecto secundario extremadamente raro?

De los más de 12,5 millones de personas que recibieron la vacuna de J&J en EE.UU., se han notificado 35 casos de VITT a los CDC. Esto supone una incidencia de dos a tres casos por cada millón de personas vacunadas. 

Tanto los hombres como las mujeres pueden contraer la VITT, pero las mujeres de entre 20 y 50 años tienen un mayor riesgo de sufrirla a causa de la vacuna J&J. En este grupo, la incidencia es de aproximadamente 10 por cada millón, lo que también es extremadamente raro.

Los beneficios de la vacunación superan estos riesgos potenciales poco frecuentes. Los CDC han calculado que cada millón de dosis evitan entre 60 y 140 muertes y entre 400 y 1.000 hospitalizaciones por Covid-19.

¿Es posible que se produzcan coágulos de sangre meses después de sufrir de Covid-19 o de recibir la vacuna?

Según la información actualmente disponible sobre VITT, no hay pruebas de que la coagulación de la sangre pueda producirse más de cuatro semanas después de vacunarse. Sin embargo, la coagulación de la sangre es posible meses después de infectarse con Covid-19 para los pacientes que han tenido largas hospitalizaciones, han sido operados, están inmovilizados o tienen un historial de condiciones de salud subyacentes como la obesidad, la diabetes o los coágulos de sangre. Esto es variable según el paciente y la duración de la enfermedad.

¿Qué les dice a sus pacientes?

Cada vez que ocurre algo como el VITT, hace que el público se preocupe. Debemos recordar que las vacunas del Covid-19 son muy eficaces para proteger contra la enfermedad. Lo que les digo a mis pacientes es que hay que sopesar los riesgos y los beneficios.

El riesgo de desarrollar efectos secundarios graves de las vacunas Covid-19 es extremadamente improbable. Infectarse con el SARS-CoV-2 tiene un riesgo mucho mayor de complicaciones, como coágulos de sangre, síntomas a largo plazo e incluso la muerte.

¿Dónde puedo obtener más información?


Kylene Metzger

Public Affairs

español  coronavirus COVID-19 blood clot vaccine vitt hematology

comments powered by Disqus