Jul 22, 2021 9:00 AM

Author: Kylene Metzger


Child at a clinic visit

A pocas semanas de finalizar las vacaciones de verano, los pediatras y los médicos especialistas en enfermedades infecciosas de University of Utah Health instan a los padres a vacunar a los niños mayors de 12 años antes de que vuelvan a la escuela. Los expertos coinciden en que la vacunación contra el COVID-19 es la mejor manera de proteger a los niños de contraer el virus y de contagiarlo a otros niños, familiares, amigos, profesores y personas de la comunidad.

La de Pfizer-BioNTech es actualmente la única vacuna COVID-19 disponible para los niños de 12 a 15 años. El doctor Andrew Pavia, jefe de la División de Enfermedades Infecciosas Pediátricas de U of U Health, afirma que los datos científicos demuestran que la vacuna es segura y eficaz para este grupo de edad. Los CDC recomiendan que todos los mayores de 12 años se vacunen contra la COVID-19. 

Tanto Pfizer-BioNTech como Moderna lanzaron ensayos para niños menores de 12 años en marzo de 2021. Los resultados se esperan para el otoño. Según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), la autorización de uso urgente para este grupo de edad está prevista para finales de otoño o mediados de invierno, y se espera que la autorización para los niños de 6 a 11 años llegue primero, seguida por la de los más pequeños.

Preocupación por la variante Delta

Hay muchas razones para vacunar a los niños contra el COVID-19, pero la más urgente en este momento es protegerlos contra la variante Delta, altamente transmisible, que está provocando un aumento de casos de COVID-19 y de las hospitalizaciones en todo el país. U of U Health ha observado un aumento de casos nuevos de COVID-19 entre personas de 15 a 40 años, y el virus infecta sobre todo a quienes no están vacunados. Actualmente, las tasas de hospitalización son más altas en estos grupos de edad que en los primeros momentos de la pandemia. Pavia afirma que estas noticias son más preocupantes para los niños menores de 12 años que no pueden vacunarse contra el COVID-19 y que vuelven al colegio en otoño.

Regreso a la escuela

Aunque los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) apoyan que los estudiantes vuelvan a aprender en persona, es fundamental hacerlo de forma segura. Las recomendaciones de los CDC incluyen:

  • Vacunación de COVID-19 para todos los que cumplan los requisitos
  • Uso de mascarillas en interiores por parte de todos los mayores de 2 años que no estén totalmente vacunados
  • Mantener al menos un metro de distancia física entre los alumnos en las aulas
  • Ventilación eficaz
  • Lavado de manos frecuente
  • Permanecer en casa cuando se esté enfermo
  • Pruebas de COVID-19
  • Rastreo de contactos de personas infectadas

La Academia Americana de Pediatría está de acuerdo con las orientaciones de los CDC. También instan a volver al aprendizaje en persona con enmascaramiento para todos los que no están vacunados, pero también recomiendan el uso de mascarillas independientemente del estado de vacunación.

Se necesitan cinco semanas para que una persona adquiera la inmunidad de la vacuna COVID-19 de dos dosis de Pfizer-BioNTech. Según las directrices de los CDC, los niños pueden recibir la vacuna COVID-19 junto con otras vacunas. Los expertos de U of U Health animan a los padres a hablar con sus médicos sobre las vacunas COVID-19.

Descartando los mitos de COVID-19

Existen muchos mitos dañinos sobre el COVID-19, las vacunas y los niños, que impiden que las personas obtengan la protección que necesitan. Pavía dice que es fundamental comprender los hechos. Cualquiera que tenga preguntas debe hablar con un proveedor de atención médica autorizado y de confianza. 

Mito: COVID-19 no es un virus grave para los niños.

Aunque el virus no es tan grave como en el caso de los adultos, los niños siguen corriendo el riesgo de sufrir complicaciones como la hospitalización, la muerte y, quizá lo más común, una COVID larga. Según Pavia, no se dispone de cifras precisas, pero hasta el 30% de los niños infectados por el COVID-19 experimentarán riesgos a largo plazo asociados a la infección por el virus, como disnea, fatiga, niebla cerebral y dolores. Otra afección causada por el virus es el MIS-C, una enfermedad grave que provoca una inflamación perjudicial en diferentes partes del cuerpo. La enfermedad tarda de tres a seis semanas en desarrollarse tras la infección. La mayoría de los niños que desarrollan MIS-C necesitan ser tratados en el hospital, la mayoría en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Entre los menores, la transmisión del COVID-19 es más frecuente en los adolescentes, ya que su activa vida social hace que sean los principales propagadores. Pavia dice que es importante que este grupo de edad se vacune para ayudar a prevenir la transmisión en la comunidad. "Si la gran mayoría de los adolescentes se vacunan, los colegios no tendrán que cerrar cuando haya brotes", dice Pavia. "Podrán seguir participando en las actividades extraescolares y asistir a la escuela sin interrupción".

Mito: Las vacunas no funcionan en los niños. 

De hecho, las vacunas COVID-19 funcionan mejor en adultos jóvenes que en personas mayores, según Pavia. En el ensayo de la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech contra una enfermedad grave la eficacia fue del 100%.

Mito: No es seguro que los niños se vacunen.

Los efectos secundarios que experimentan los niños son casi idénticos a los de los adultos. Incluyen dolor en el lugar de la inyección, dolor de cabeza, fiebre y fatiga. Los efectos secundarios suelen durar uno o dos días y pueden tratarse con medicamentos de venta libre. Actualmente, los CDC están vigilando los informes de miocarditis y pericarditis, una afección extremadamente rara y temporal asociada a la vacuna de Pfizer-BioNTech que puede ocurrir en menos del 0,001% de las personas vacunadas. El riesgo de afectación cardíaca con la infección por COVID-19 o MIS-C es mucho mayor. Desde abril de 2021, ha habido unos mil informes de posible miocarditis entre las más de 177 millones de personas que han recibido al menos una dosis de la vacuna en los EE.UU. La miocarditis y la pericarditis se han notificado principalmente en varones de 16 años o más, y las personas que recibieron tratamiento se recuperaron rápidamente. Los CDC siguen recomendando encarecidamente las vacunas contra la COVID-19 porque el riesgo de enfermedad grave y las complicaciones asociadas a la infección por la COVID-19 superan con creces cualquier riesgo potencial de la vacunación.

Mito: las vacunas COVID-19 afectan la fertilidad.

No hay pruebas de que COVID-19 afecte negativamente a la fertilidad o a los ciclos menstruales. Las vacunas COVID-19 se consideran seguras y eficaces para las mujeres embarazadas, las que están amamantando y las que desean tener bebés. Se están realizando ensayos clínicos que pronto proporcionarán datos adicionales.


Kylene Metzger

Public Affairs

espanol coronavirus espanol

comments powered by Disqus