Jan 10, 2022 8:00 AM

Author: University of Utah Health Communications


La vacunación contra el COVID-19 es la mejor línea de defensa contra la nuevo variante de coronavirus. Pero si recientemente ha dado positivo en la prueba de COVID-19, es posible que se pregunte cómo puede reducir el riesgo de enfermarse gravemente. En función de su edad, su historial de salud, su estado de vacunación contra COVID-19 y el tiempo que lleve con los síntomas de COVID-19, es posible que pueda optar por una forma de tratamiento denominada terapia con anticuerpos monoclonales.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) emitió recientemente una autorización de uso de emergencia (EUA) para el primer tratamiento antiviral oral de COVID-19. La pastilla Paxlovid de Pfizer está disponible con receta médica para personas de 12 años o más. Paxlovid no sustituye las vacunas contra COVID-19, que son la mejor protección disponible contra el virus. Actualmente, el suministro de las pastillas es extremadamente limitado.

Actualmente hay tres terapias de anticuerpos monoclonales disponibles en EE.UU., aunque algunas han demostrado ser menos eficaces contra la variante Ómicron. El sotrovimab es actualmente el único tratamiento con mAb activo contra el Ómicron, pero su suministro es escaso.

Margaret, de 85 años, se infectó con el virus antes de tener la oportunidad de vacunarse. Debido a su edad y a sus problemas de salud, como la diabetes y las enfermedades cardíacas, corría el riesgo de padecer COVID-19 grave. Sus médicos le recomendaron una terapia de anticuerpos monoclonales a los siete días de dar positivo. Después de la infusión, seguía sintiéndose fatigada y sufría ligeros escalofríos durante uno o dos días, pero a los cuatro días de tratamiento, sus síntomas desaparecieron por completo.

"El tratamiento era relativamente nuevo en aquella época, así que estoy agradecida de que mis médicos me lo recomendaran", dice Margaret. "Aunque es difícil saberlo con certeza, creo que probablemente me mantuvo fuera del hospital".

La doctora Emily Spivak, profesora asociada de medicina en la División de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Utah Health, responde a las preguntas más comunes sobre el tratamiento con anticuerpos monoclonales para la COVID-19.

¿Qué son los anticuerpos monoclonales?

Nuestro cuerpo naturalmente produce anticuerpos para combatir las infecciones. Sin embargo, si no ha recibido la vacuna contra COVID-19 o ha tenido una infección previa por este virus, su cuerpo no tendrá anticuerpos diseñados para reconocer un nuevo virus como el SARS-CoV-2. "Los anticuerpos monoclonales son proteínas fabricadas en laboratorio que imitan al sistema inmunitario del organismo para combatir la infección por COVID-19", afirma Spivak. Estos anticuerpos se administran a las personas directamente a través de una infusión intravenosa.

¿Cómo ayuda la terapia con anticuerpos monoclona-les?

La terapia con anticuerpos monoclonales es una forma de tratar COVID-19 para las personas que han dado positivo, han tenido síntomas leves durante siete días o menos y tienen un alto riesgo de desarrollar síntomas más graves.

El objetivo de esta terapia es ayudar a prevenir las hospitalizaciones, reducir la carga viral y disminuir la gravedad de los síntomas. La FDA ha autorizado el uso de emergencia de la terapia con anticuerpos monoclonales para el tratamiento de COVID-19 en virtud de una autorización de uso de emergencia (EUA) para personas de 12 años o más.

"En múltiples ensayos controlados aleatorios, los pacientes ambulatorios de alto riesgo con COVID-19 confirmada tenían entre un 2 y un 7% menos de probabilidades de ser hospitalizados con COVID-19 grave", afirma Spivak. "Esto se traduce en que estos pacientes tratados tienen un 70-80% menos de riesgo de hospitalización. La terapia parece ser muy eficaz si se administra a personas con alto riesgo de COVID-19 grave en una fase temprana de la enfermedad para evitar que vayan al hospital."

¿Quién puede recibir un tratamiento con anticuerpos monoclonales?

Dado que la vacunación contra COVID-19 proporciona una fuerte protección contra la enfermedad grave y la necesidad de hospitalización, el tratamiento con anticuerpos monoclonales es una opción para ciertos pacientes de alto riesgo con COVID-19.

La FDA ha ampliado  la autorización de uso de emergencia de dos tratamientos con anticuerpos monoclonales para incluir a pacientes tan jóvenes como los recién nacidos. Los criterios para los pacientes pediátricos mas jóvenes incluyen una prueba de COVID-19 positiva y estar en alto riesgo de enfermedad grave, hospitalización o muerte.

Las personas pueden recibir el tratamiento con anticuerpos monoclonales si:

  • han dado positivo en la prueba de COVID-19, y
  • han transcurrido 10 días o menos desde el inicio de los síntomas, y
  • tienen otras condiciones de salud que los ponen en mayor riesgo.

El tratamiento con anticuerpos monoclonales es más eficaz cuando se administra de forma precoz, y cuanto antes se administre, mejor. El tratamiento no es eficaz para las personas que ya están hospitalizadas o gravemente enfermas de COVID-19. Los anticuerpos monoclonales no deben considerarse un sustituto de la vacunación.

"Aunque tenemos este tratamiento y ayuda a mantener a las personas de alto riesgo fuera del hospital, no reduce las tasas de hospitalización a cero", dice Spivak. "Algunas personas seguirán siendo hospitalizadas por COVID-19. Lo más eficaz que se puede hacer es vacunarse y usar una mascarilla".

Si cree que puede ser apto para la terapia con anticuerpos monoclonales y quiere preguntar sobre cómo recibir el tratamiento, comuníquese con su proveedor de atención médica. Si vive en Utah, puede completar este cuestionario para ver si cumple los requisitos.

coronavirus español español

comments powered by Disqus