Jan 26, 2022 8:00 AM

Author: University of Utah Health Communications


La variante Ómicron del SARS-CoV-2 se ha propagado rápidamente y ha infectado a la gente de una forma que nunca habíamos visto antes en la pandemia de COVID. Aunque todavía hay mucho que aprender sobre la variante más reciente, no hay nada "suave" de esta forma del virus. Las vacunas contra el Covid -19, las vacunas de refuerzo, las mascarillas, y otras medidas de prevención, son más importantes que nunca para ayudar a detener la transmisión del virus.

Ómicron es muy contagioso.

La infección por COVID ha alcanzado niveles muy altos en un periodo de tiempo relativamente corto en muchos lugares del mundo. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) prevén que cualquier persona infectada con la variante Ómicron puede contagiar el virus a otras personas, independientemente de su estado de vacunación o de si presentan síntomas.

La velocidad con la que se propague el COVID puede depender de una serie de factores, como las bajas tasas de vacunación, la alta densidad de viviendas, y el escaso uso de mascarillas en las comunidades. Se espera que el nivel de transmisión acabe disminuyendo a medida que se infecten más personas, pero en este momento no hay datos suficientes para determinar un calendario.

Ómicron es extremadamente contagioso.

Ómicron hace más copias de sí mismo, más rápidamente, en el tracto respiratorio superior (nariz y garganta) que las variantes anteriores del SARS-CoV-2. Esto es lo que probablemente lo hace más transmisible. Estos datos se reflejan en el creciente número de casos positivos de COVID en los Estados Unidos.

Aunque la variante Delta también es extremadamente contagiosa, y se cree que causa una enfermedad más grave, especialmente entre las personas no vacunadas, tiene relativamente pocas diferencias en la proteína de la espiga en comparación con el virus SARS-CoV-2 original. En cambio, Ómicron tiene un número sin precedentes de mutaciones en la proteína de la espiga (más de 30), lo que hace más difícil que los anticuerpos lo reconozcan y se enganchen a la proteína de la espiga.

Omicron puede causar una enfermedad grave.

Aunque durante la ole de Ómicron ingresan menos personas en la UCI, la variante sigue causando enfermedades graves. Los grupos especialmente vulnerables son los ancianos, las personas con enfermedades crónicas y las personas inmunodeprimidas. "Estos grupos no se salvan durante esta ola de Ómicron", afirma la doctora Hannah Imlay, profesora adjunta de medicina en la División de Enfermedades Infecciosas de University of Utah Health. "Debido a la transmisibilidad de Ómicron, en general, estamos viendo más muertes". 

Es posible que para estos grupos las vacunas COVID-19 no funcionen tan bien o no funcionen en absoluto porque son incapaces de montar una fuerte respuesta inmune. Se insta a las personas con estas características a que se mantengan al día con sus vacunas y refuerzos contra COVID-19 para ayudar a mantenerlas protegidas en tanto como sea posible. También es importante que el público ayude a protegerlos vacunándose contra COVID-19 y recibiendo una dosis de refuerzo.

Ómicron está infectando a más niños.

Las hospitalizaciones por COVID en niños menores de 18 años se están disparando. El 12 de enero de 2022, los CDC informaron de un aumento del 80% en los nuevos ingresos hospitalarios, que es el más alto jamás registrado desde el inicio de la pandemia. Según el doctor Andrew Pavia, jefe de la División de Enfermedades Infecciosas Pediátricas de la Universidad de Utah, estamos viendo cuatro veces más niños menores de cuatro años que enferman de Covid-19 causado por Ómicron en comparación con Delta. A diferencia de la variante anterior, que causa una enfermedad más grave en relativamente pocos niños, Ómicron está causando la hospitalización de más niños en general.

La mejor manera de proteger a los niños de la infección es la vacunación contra la enfermedad Covid-19. Los niños de cinco años en adelante son elegibles para las vacunas COVID. Los niños menores de 12 años aún no son elegibles para una vacuna de refuerzo, pero los datos muestran que dos dosis de la vacuna Covid-19 ayudan a proteger contra la enfermedad grave y la hospitalización por el virus.

Ómicron es una grave amenaza para los sistemas sanitarios.

Debido a lo transmisible y contagioso que es Ómicron, el aumento de infecciones nuevas por COVID está provocando que los pacientes enfermos inunden los servicios de urgencias, que se están viendo desbordados. Esto está provocando una presión añadida en los sistemas de atención sanitaria de todo el país, que ya han reducido su personal debido a que la gente está abandonando el sector. Además, muchos miembros del personal están enfermos ellos mismos o cuidando a sus familiares enfermos. Aunque Ómicron puede causar enfermedades menos graves, está afectando a más personas a la vez, lo que hace que más personas busquen atención médica en un momento en que los sistemas de salud ya están bajo presión. 

Las personas no vacunadas corren el mayor riesgo.

Según datos recientes de la oleada Ómicron en Utah, las personas no vacunadas tienen el doble de probabilidades de sufrir una infección sintomática, seis veces más de ser hospitalizadas y 13 veces más riesgo de muerte que las personas vacunadas. Las personas que se han infectado previamente con COVID pueden volver a infectarse con diferentes variantes del virus y transmitirlo a otras personas.

Las vacunas, y refuerzos, contra la enfermedad Covid-19 le protegerán.

Aunque dos dosis de la vacuna Covid-19 no son tan eficaces para prevenir la infección por Ómicron, siguen siendo eficaces para ayudar a prevenir la hospitalización y la muerte por el virus. El refuerzo ayudará a protegerte aún más.

"Probablemente te salvará la vida o disminuirá la duración de los síntomas", dijo Stephen Goldstein, PhD, virólogo e investigador postdoctoral en U of U Health. "Tal vez estarás enfermo durante tres días en lugar de siete, o siete días en lugar de dos semanas".

Goldstein también dijo que las vacunas contra la enfermedad Covid-19, más una vacuna de refuerzo, reducirán la gravedad de la enfermedad si se infecta.

Los tratamientos contra la enfermedad Covid-19 son escasos.

Existen tratamientos que pueden ayudar a la infección sintomática por COVID, pero algunos han demostrado ser menos eficaces contra la variante Ómicron. De las tres terapias de anticuerpos monoclonales disponibles en EE.UU., sólo una funciona contra esta nueva variante, pero es escasa. La píldora paxlovid de Pfizer también está disponible con receta médica para las personas mayores de 12 años, pero el suministro de la píldora es extremadamente limitado. Estos tratamientos no sustituyen a las vacunas COVID, que son la mejor línea de defensa contra el virus. 

coronavirus español

comments powered by Disqus