Mar 01, 2020 8:00 AM


De izquierda a derecha: Mary-Jean (Gigi) Austria, MS, RN, OCN, Jared Wright, BSN, RN, y Nicole Ward BSN, RN, OCN
De izquierda a derecha: Mary-Jean (Gigi) Austria, MS, RN, OCN, Jared Wright, BSN, RN, y Nicole Ward BSN, RN, OCN

Read in English

Hace poco estuve en una feria de reclutamiento de enfermeros hablando con nuevos graduados ansiosos que buscan la especialidad "correcta" para comenzar sus carreras: ¿la unidad de cuidados intensivos, la sala de emergencias, trabajo de parto y parto? Les dije que he permanecido en oncología durante toda mi carrera: 28 años. Se congregaron alrededor de mi mesa, haciendo preguntas: ¿Cómo es única la enfermería de cáncer? ¿Hay oportunidades de crecimiento? ¿Por qué se ha quedado tanto tiempo en oncología?

Las respondí todas a la vez: las conexiones que desarrollas con los pacientes de oncología, eso es lo que es único. El cáncer obliga a los pacientes a enfrentar su mortalidad y vulnerabilidad. Al cuidarlos, he desarrollado gratitud y humildad. Ahora que soy una enfermera educadora, ya no trabajo directamente con los pacientes. Pero cuando lo hice, encontré oportunidades para cultivar la paciencia y la compasión con cada paciente.

Acogí la oportunidad de explicar los efectos secundarios, el control de síntomas, proporcionar defensoría y coordinar la atención. Acogí las oportunidades de celebrar con ellos cuando recibían buenas noticias, y acepté las oportunidades para llorar junto a ellos durante la recurrencia del cáncer, el dolor y la pérdida. Los pacientes regresaban a nosotros mes tras mes, y me convertí en parte de su historia. Juntos nos esforzamos por preservar la vida, la dignidad y la esperanza.

Mis pacientes, son precisamente la razón por la que me quedé. 

Gigi Austria, MS, RN, OCN
Gerente de Enfermería,
Educación de Personal Médico

Obtener más información: huntsmancancer.org/nursing

community report nursing

Cancer touches all of us.

Share Your Story