Mar 01, 2020 8:00 AM


Peter Huntsman saluda al Dr. John Weis durante la inauguración del Centro Kathryn F. Kirk para la Atención Integral del Cáncer y los Cánceres de la Mujer. El Dr. Weis cuidó al hombre que el Sr. Huntsman menciona en esta historia.
Peter Huntsman saluda al Dr. John Weis durante la inauguración del Centro Kathryn F. Kirk para la Atención Integral del Cáncer y los Cánceres de la Mujer. El Dr. Weis cuidó al hombre que el Sr. Huntsman menciona en esta historia.

Read in English

Durante un reciente viaje a Salt Lake City, visité uno de mis lugares favoritos: La cafetería del Hotel Little America. Un caballero mayor tomó el taburete junto al mío y me preguntó de dónde era. Le dije que era de Texas y luego le pregunté por su hogar. Me respondió que era de Elko, Nevada, una zona que conocía bastante bien de mis primeros años como camionero.

Pronto estábamos hablando de trabajo, familias, incluso de política y descubrí que había hecho un nuevo amigo. Entonces pregunté por qué estaba en Salt Lake.

“Estoy aquí para ser tratado por mi cáncer.”

En ese momento, mi corazón se desplomó. Mis pensamientos sobre las líneas de su cara me dijeron que tenían más que ver con noches de insomnio y preocupación que con su línea de trabajo. Parecía sentir mi preocupación y me dijo: “Está bastante avanzado, pero tengo los mejores cuidados del mundo. Estoy siendo tratado en Huntsman Cancer Institute.” Compartió su confianza en el equipo de cuidados de Huntsman Cancer Institute (HCI por sus siglas en inglés) y cómo sus esfuerzos le dan esperanza.

Casi podía ver a mi padre, con una sonrisa en su rostro cuando solía hablar sobre la fuerza y el aliento que recibió al visitar a pacientes en HCI, ya que “ayudó a restablecer sus orientaciones y prioridades.”

El año pasado, HCI ha experimentado un crecimiento fenomenal, un apoyo mundial, nuevos avances y adiciones como el Centro Kathryn F. Kirk para el Cuidado Integral del Cáncer y los Cánceres de la Mujer. Pero los ladrillos y el mortero pueden ser duplicados y reconstruidos. Lo que no se puede comprar es la creatividad y el intelecto de nuestros investigadores, las habilidades de vanguardia y la colaboración de nuestros médicos y cirujanos, la compasión y el cuidado de nuestras enfermeras y personal médico, y el liderazgo y la devoción de nuestros administradores.

Al final del día, se trata de que las personas se preocupen por las personas para hacer la sociedad un poco mejor de lo que sería de otra manera, para enfocar y hacer bien ese mayor de los regalos, la vida misma. Gracias.

Peter R. Huntsman
Presidente y Director General
Huntsman Cancer Foundation

community report giving

Cancer touches all of us.

Share Your Story