Media Contacts

Doug Dollemore

Senior Science Writer, University of Utah Health
Email: doug.dollemore@hsc.utah.edu

Apr 13, 2022 12:00 PM

SCALE-UP II busca ampliar la disponibilidad de kits de pruebas caseras de COVID-19 entre los hispanos y otras poblaciones desatendidas en Utah. Foto: Getty Images

Más de dos años después de que se notificaran los primeros casos de COVID-19 en Utah, las poblaciones demográficamente subrepresentadas del estado siguen dando positivo en las pruebas de la enfermedad en mayor proporción que otros grupos raciales o étnicos.

A principios de abril, alrededor del 35% de los hispanos, el 34% de los nativos americanos y el 30% de los negros habían dado positivo en las pruebas de COVID-19, en comparación con alrededor del 25% de los americanos blancos y asiáticos. En general, las tasas de infección son entre un 20% y un 40% más altas entre los no blancos. Además, menos del 60% de la población hispana del estado está totalmente vacunada contra la enfermedad, mucho menos que cualquier otro grupo racial o étnico.

En su afán por superar estas disparidades sanitarias, los científicos de la Universidad de Utah Health están poniendo en marcha SCALE-UP II y SCALE-UP Counts, un par de iniciativas diseñadas para aumentar las pruebas de COVID-19 y la vacunación entre las poblaciones rurales y subatendidas. Ambas iniciativas cuentan con $4,7 millones de dólares de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés).

"Las pruebas siguen siendo importantes porque queremos que las personas puedan estar con sus familias y vivir en sus comunidades de forma segura."

Aunque SCALE-UP II y SCALE-UP Counts comienzan cuando el COVID-19 parece estar disminuyendo - en cuanto al número de casos confirmados y de hospitalizaciones en el estado-, los investigadores dicen que es vital seguir realizando pruebas para detectar la enfermedad, especialmente entre estas comunidades de riesgo.

"Las pruebas siguen siendo importantes porque queremos que la gente pueda estar con sus familias y vivir en sus comunidades de forma segura", dice la doctora Yelena Wu, investigadora del Instituto del Cáncer Huntsman que dirige SCALE-UP Counts y profesora asociada de dermatología en U of U Health. "Desde el punto de vista de COVID, las pruebas son la única forma de saber que se está realmente a salvo.”

Las pruebas son también un sistema de alerta temprana que puede avisar a los proveedores de atención sanitaria si los casos de COVID-19 vuelven a aumentar, dice Wu, que también es investigador del Instituto del Cáncer Huntsman.

SCALE-UP II se basa en SCALE-UP Utah, una iniciativa iniciada en 2020 cuyo objetivo era aumentar la aceptación, el alcance, el uso y la sostenibilidad de las pruebas y exámenes de detección de COVID-19 entre los grupos desatendidos.

La nueva iniciativa, apoyada por una subvención de $2,3 millones de dólares de los NIH, se dirigirá a la misma población y utilizará muchas de las mismas técnicas de divulgación que SCALE-UP Utah. Sin embargo, también utilizará un chatbot para identificar las dudas u otros obstáculos a la hora de realizar las pruebas y proporcionar información personalizada para abordar las necesidades individuales. Un chatbot es un programa de computadora que simula una conversación similar a la humana con los usuarios a través de un texto.

SCALE-UP II añadirá otros enfoques, como el envío de kits de pruebas al domicilio de los participantes y la realización de llamadas telefónicas por parte de trabajadores sanitarios de la comunidad para ayudar a resolver los problemas de indecisión y accesibilidad entre los participantes.

La iniciativa se llevará a cabo en colaboración con 11 sistemas de salud comunitarios de todo el estado que gestionan 38 clínicas de atención primaria y que atienden a más de 112.000 pacientes, la mayoría de los cuales viven en comunidades rurales y desatendidas. El proyecto está dirigido por el doctor Guilherme Del Fiol, de U of U Health, y por el doctor David Wetter, de U of U Health y del Huntsman Cancer Institute. 

SCALE-UP Counts se centra en ayudar a las escuelas de Utah a gestionar y prevenir la transmisión del COVID-19 entre los estudiantes, el personal y las familias. Los voluntarios reciben un mensaje de texto en el que se les informa de las pruebas a domicilio disponibles en su escuela. Algunos dentro de cada escuela reciben mensajes de texto continuos que les indican cómo hacerse la prueba si tienen síntomas o han estado expuestos al SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Si es necesario, se realizarán llamadas telefónicas de seguimiento.

La iniciativa, respaldada por una subvención de los NIH de $2,4 millones de dólares, se está aplicando actualmente en seis escuelas del distrito escolar de Granite, el tercero más grande del estado, con más de 60.000 alumnos. Los investigadores tienen previsto que SCALE-UP Counts esté disponible en al menos cinco escuelas más al inicio del próximo curso escolar. 

En última instancia, el objetivo es identificar a las personas que dan positivo para que puedan aislarse y evitar una mayor propagación del virus. Si esto sucede, dice Wu, más niños y personal pueden permanecer en la escuela y se puede esperar que la escuela permanezca abierta. 

Tanto SCALE-UP II como SCALE-UP Counts aprovechan las intervenciones preexistentes, basadas en la evidencia, desarrolladas por el equipo del Center for Health Outcomes and Population Equity (HOPE), dirigido por Wetter en el Huntsman Cancer Institute y el Center for Clinical and Transitional Science de U of U Health. 

                                                            ###

University of Utah Health proporciona una atención de vanguardia y compasiva a un área de referencia que abarca el 10% de los Estados Unidos, incluyendo Idaho, Wyoming, Montana y gran parte de Nevada. La U of U Health, un centro de investigación y educación en ciencias de la salud de la región, cuenta con una empresa de investigación de 428 millones de dólares y forma a la mayoría de los médicos de Utah, incluidos más de 1.460 proveedores de atención sanitaria cada año en sus facultades de salud, enfermería y farmacia y en las escuelas de odontología y medicina. Con más de 20.000 empleados, el sistema incluye 11 clínicas comunitarias y cinco hospitales. Durante 12 años consecutivos, U of U Health se ha situado entre los 10 mejores centros médicos académicos de Estados Unidos en el riguroso estudio Vizient Quality and Accountability Study.

Research News COVID-19 iii espanol