Jun 23, 2022 9:00 AM


Desde el comienzo de la pandemia, más de 13 millones de niños han dado positivo en las pruebas de COVID-19 en los Estados Unidos, y casi 1.600 niños han muerto a causa del virus o de las complicaciones del síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C). Sin embargo, ahora disponemos de vacunas contra el COVID-19 que han demostrado ser seguras y eficaces, y ayudan a prevenir enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes a causa del COVID-19.

Los niños de 6 meses en adelante pueden recibir la vacuna COVID-19, y los niños de 5 años en adelante pueden recibir la vacuna COVID-19 y una dosis de refuerzo. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que todos los niños que reúnan los requisitos necesarios reciban la vacuna contra el COVID-19 y que los niños que ya tuvieron COVID-19 también se vacunen.

Vacunación contra el COVID-19

Las vacunas COVID-19 de Pfizer-BioNTech y Moderna están disponibles para niños de 6 meses a 17 años. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) autorizó el uso de emergencia (EUA por sus siglas en inglés) para ambas vacunas COVID-19 de 6 meses a 5 años el 17 de junio de 2022. Esta última EUA significa que las vacunas COVID-19 están disponibles para todos los niños de 6 meses o más en los Estados Unidos.

Las vacunas COVID-19 se administran de la siguiente manera:

Moderna

  • De 6 meses a 17 años: Se administra una serie inicial de dos dosis con un intervalo de cuatro a ocho semanas.
  • Inmunocomprometidos: Se puede administrar una tercera dosis al menos cuatro semanas después de la segunda dosis.

Las dosis varían según la edad:

  • Los niños de 6 meses a 5 años reciben 25 microgramos por dosis de vacuna.
  • Los niños de 6 a 11 años reciben 50 microgramos por dosis, y los de 12 a 17 años reciben 100 microgramos por dosis.

Pfizer-BioNTech

  • De 6 meses a 4 años: Una serie inicial de tres dosis, con las dos primeras administradas con tres semanas de diferencia, y una tercera dosis administrada ocho semanas después de la segunda dosis.
  • De 5 a 17 años: Se administra una serie inicial de dos dosis con un intervalo de tres a ocho semanas.
  • Inmunocomprometidos: Una cuarta dosis debe administrarse al menos cuatro semanas después de la tercera dosis para los niños inmunocomprometidos.

Las dosis varían según la edad:

  • Los niños de 6 meses a 5 años reciben 3 microgramos por dosis de vacuna.
  • Los niños de 6 a 11 años reciben 10 microgramos por dosis.
  • Los niños de 12 a 17 años reciben 30 microgramos por dosis.

Para saber dónde vacunar a su hijo, acuda a su médico, al departamento de salud local o visite vacunas.gov.

Vacunación Infantil

En mayo de 2021, los CDC actualizaron sus orientaciones para los servicios de vacunación durante la pandemia de COVID-19. Los CDC recomiendan que los niños puedan recibir las vacunas contra COVID-19 junto con otras vacunas, como la del VPH y la Tdap, sin tener que esperar entre ellas. La Academia Americana de Pediatría (AAP) también apoya la coadministración de la inmunización rutinaria de niños y adolescentes con las vacunas contra COVID-19.

La vacunación sistemática es un servicio de atención preventiva esencial que no debería retrasarse en ningún grupo de edad. Según los CDC, la vacunación sistemática ayuda a prevenir enfermedades y contribuye a proteger a las personas y a las comunidades de enfermedades y brotes prevenibles mediante la vacunación. Los CDC afirman que las orientaciones provisionales se reevaluarán y actualizarán continuamente en función de la evolución de la epidemiología de COVID-19 en los Estados Unidos.

Hechos de COVID-19

Hay muchos mitos perjudiciales sobre COVID-19, las vacunas y los niños que impiden que la gente obtenga la protección que necesita. Cualquier persona que tenga preguntas debe hablar con un proveedor de atención médica autorizado y de confianza.

HECHO: Los niños pueden contagiar el COVID-19.

Los primeros estudios sugerían que los niños no desempeñaban un gran papel en la propagación del COVID-19 y no parecían infectarse con tanta frecuencia. Sin embargo, estudios más recientes descubrieron que algunos niños son portadores de niveles igualmente altos de SARS-CoV-2 y pueden contagiarlo fácilmente a otros. Esto ha sido siempre así en el caso de los niños mayores. Según el doctor Andrew Pavia, jefe de la División de Enfermedades Infecciosas Pediátricas de la Universidad de Utah, la mayoría de las hospitalizaciones y complicaciones graves por COVID-19 se han producido entre niños de 12 a 18 años.

HECHO: COVID-19 es un virus grave para los niños.

Mientras que las primeras cepas del virus COVID-19 no afectaban a los niños tanto como a los adultos, las hospitalizaciones por COVID-19 en niños menores de 18 años se han disparado con cepas más transmisibles y contagiosas. Los niños corren el riesgo de sufrir complicaciones como la hospitalización, la muerte y, quizás lo más común, COVID prolongado. Según Pavia, el número de niños hospitalizados en Utah y otras partes del país no tuvo precedentes durante la oleada otoñal del delta y la oleada invernal de Omicron.

Otra afección entre los niños causada por COVID-19 es el MIS-C, una enfermedad grave que provoca una inflamación perjudicial en diferentes partes del cuerpo. La afección tarda entre tres y seis semanas para desarrollarse después de la infección. "Una de las cosas de COVID prolongado que asusta es que no parece importar cuanto se enferma cuando se infecta originalmente", dice Pavia. "La vacuna ayudará a prevenir eso y también ayudará a prevenir MIS-C porque se produce después de la infección por COVID-19". La mayoría de los niños que desarrollan MIS-C necesitan ser tratados en el hospital, la mayoría en la UCI

HECHO: Las vacunas son seguras para los niños.

Los efectos secundarios que experimentan los niños son casi idénticos a los de los adultos. Incluyen dolor en el lugar de la inyección, dolor de cabeza, fiebre y fatiga. Los efectos secundarios suelen durar uno o dos días y pueden tratarse con medicamentos de venta libre. Actualmente, los CDC están vigilando los informes de miocarditis y pericarditis, una afección extremadamente rara y temporal asociada a la vacuna de Pfizer-BioNTech que puede ocurrir en menos del 0,001% de las personas vacunadas. Los CDC siguen recomendando encarecidamente las vacunas contra COVID-19 porque el riesgo de enfermedad grave y las complicaciones asociadas a la infección por COVID-19 superan con creces cualquier riesgo potencial de la vacunación.

HECHO: Tres dosis le protegerán mejor.

La serie inicial de dos dosis de la vacuna COVID-19 y una vacuna de refuerzo le protegerán mejor contra la enfermedad grave, la hospitalización y la muerte por el virus. "Ha quedado muy claro que, al cambiar el virus con el tiempo, la inmunidad natural de la infección y de las dos primeras dosis está disminuyendo", dice Pavia. También hay una segunda dosis de refuerzo para determinados grupos y se recomienda cuatro meses después de la primera dosis de refuerzo. Una dosis de refuerzo adicional ayuda a mejorar la protección contra el virus COVID-19.

HECHO: Las vacunas COVID-19 no afectan a la fertilidad.

No hay pruebas de que COVID-19 afecte negativamente la fertilidad o los ciclos menstruales. Las vacunas COVID-19 se consideran seguras y eficaces para las mujeres embarazadas, las que están amamantando y las que desean tener bebés. Según los estudios, las personas infectadas por el SARS-CoV-2 durante el embarazo tienen un 40% más de probabilidades de desarrollar complicaciones graves o morir que las que no están infectadas por el virus.

***

Esta información era correcta en el momento de su publicación en mayo de 2022. Debido a la naturaleza cambiante de la pandemia de COVID-19, alguna información puede haber cambiado desde la fecha de publicación original. 

coronavirus español espanol

comments powered by Disqus