May 26, 2021 10:00 AM


El verano es una época maravillosa del año. Es el momento de disfrutar del aire libre, de celebrar con los amigos y la familia, y de relajarse mientras los niños están fuera de la escuela. Sin embargo, los incendios y las quemaduras no se toman vacaciones en verano. Para ayudar a garantizar que todos se puedan divertir mientras se mantienen a salvo, lea estos consejos y recomendaciones de seguridad.

Seguridad en las fogatas

La seguridad en las fogatas comienza con la planificación de dónde colocar el fuego y cómo encenderlo. Tanto si se dispone de un pozo de fuego como si no, asegúrese de encender el fuego a una distancia mínima de 4 metros de su tienda y de cualquier cosa que sea inflamable. Cuando empiece a encender el fuego, intente que sea lo más pequeño posible y asegúrese de tener agua cerca para apagarlo en cualquier momento.  Una vez que el fuego esté encendido, haga lo que posible para mantenerlo contenido y nunca utilice ningún tipo de acelerante, como la gasolina, que puede hacer que el fuego se salga rápidamente de control, especialmente con las condiciones de sequía que probablemente experimentaremos este año. Además, nunca arroje al fuego nada que no sea madera. El papel u otra basura pueden salir disparados del fuego y encender la maleza y los árboles circundantes. 

Todos los padres saben que no es buena idea dejar que los niños se acerquen demasiado a una fogata. Aunque la norma de seguridad es estar a un metro del fuego, muy pocos la cumplen y los accidentes son trágicamente frecuentes. El "círculo de seguridad" de un metro no sólo hace menos probable que alguien caiga en el fuego, sino que también disminuye el riesgo de que las chispas causen una quemadura.

Aunque la mayoría de la gente se centra en el riesgo de quemaduras por las llamas, el verdadero riesgo proviene de las brasas que quedan después de que el fuego se apague. Esto se debe a que las brasas permanecen lo suficientemente calientes como para causar una quemadura grave hasta 12 horas después de que el fuego se haya apagado. La mejor manera de apagar una fogata es verter agua sobre ella hasta que se enfríe por completo.

Lesiones por fuegos artificiales

Al igual que las brasas, las bengalas parecen no suponer ningún peligro. Sin embargo, en realidad las pequeñas bengalas que son protagonistas de nuestras celebraciones de julio pueden alcanzar temperaturas superiores a los 1.200 grados Fahrenheit, más calientes que un soplete.

Estos y otros fuegos artificiales deben utilizarse con precaución y mantenerse fuera del alcance de los niños. Es una buena idea planificar la eliminación de los fuegos artificiales incluso antes de empezar a encenderlos. Tenga a mano un balde grande de agua para colocar los fuegos artificiales gastados, ya que incluso los fuegos artificiales usados pueden estar lo suficientemente calientes como para quemarse.

La mejor manera de evitar una quemadura por fuegos artificiales es evitarlos por completo. Hay muchas otras formas divertidas de hacer ruido en las celebraciones, como el confeti, las serpentinas de colores o los palos luminosos. También puede disfrutar de los fuegos artificiales asistiendo a grandes espectáculos organizados por profesionales que siguen estrictas normas de seguridad.

Seguridad al asar

A medida que el tiempo se vuelve más cálido, más personas utilizan las parrillas al aire libre, y los incidentes relacionados con los incendios provocados por las parrillas aumentan. Independientemente del tipo de parrilla que posee, existen algunos consejos básicos de seguridad que le mantendrán a usted y a su familia a salvo.

Nunca deje una parrilla encendida sin vigilancia ni permita que los niños o las mascotas jueguen cerca de la parrilla. La regla general en este caso es la misma que el círculo de seguridad de un metro alrededor de una hoguera. Recuerde que la parrilla permanecerá caliente durante al menos una hora después de su uso.

Mantenga su parrilla al menos a 3 metros de distancia de la casa. Esto incluye cocheras, garajes y porches, ya que las llamas pueden encender las estructuras superiores.

Mantener un extintor cerca de la parrilla y saber cómo utilizarlo puede cambiar la vida. Sin embargo, muchas muertes por incendio se producen cuando la gente intenta combatir el fuego por sí misma en lugar de pedir ayuda a los expertos del Departamento de Bomberos.

Por supuesto, habrá ocasiones en las que se produzcan lesiones por quemaduras. Cuando se produzcan, hay que estar preparado para cumplir con estos cuatro pasos: enfriar, limpiar, cubrir y llamar. Enfríe la zona de la quemadura con agua fresca (no fría). Limpia la zona con un jabón suave para evitar infecciones. Cubra la quemadura con un paño limpio o una gasa. Pida ayuda médica si es necesario y la lesión parece ser grave. Siempre es mejor prevenir que lamentar.

burn center wellness prevention fire safety summer

comments powered by Disqus