Jan 26, 2022 2:00 PM


La información errónea y perjudicial sobre la enfermedad Covid-19 está impidiendo que la gente se vacune y de esta forma ayude a detener la transmisión del virus. Aunque gran parte de esta información se está difundiendo en las redes sociales, y a través de grupos engañosos o sitios web poco fiables, los expertos de University of Utah Health instan a los pacientes a obtener información sobre COVID de fuentes fiables como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y su médico de cabecera.

La doctora Erin Clark, profesora asociada de obstetricia y ginecología y jefa de la División de Medicina Maternofetal de U of U Health, y la doctora Torri Metz, profesora asociada de obstetricia y ginecología, subespecialista en medicina maternofetal y vicepresidenta de Investigación de Obstetricia y Ginecología de U of U Health, ofrecen información sobre el embarazo, COVID-19 y las vacunas.

HECHO: Las personas embarazadas infectadas con COVID tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades graves y resultados adversos en el parto.

Los estudios han revelado que las personas embarazadas con la enfermedad de Covid-19 tienen el doble de probabilidades de ser ingresadas en el hospital, o en la unidad de cuidados intensivos, y de necesitar asistencia respiratoria en comparación con las personas no embarazadas infectadas por el virus. Las embarazadas también tienen un 70% más de posibilidades de morir. Una investigación llevada a cabo por U of U Health encontró resultados similares. Las mujeres embarazadas con Covid-19 grave tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones en el embarazo, como partos prematuros, cesáreas e hipertensión arterial en el embarazo. Los datos de los CDC también demuestran un mayor riesgo de muerte del bebé en las personas embarazadas que tienen COVID. 

Las personas son más vulnerables a las infecciones y los virus debido a los cambios en su sistema inmunitario durante el embarazo. Tienden a enfermar más que las personas que no están embarazadas.

HECHO: Las vacunas COVID son seguras para las embarazadas.

Aunque los primeros ensayos de las vacunas Covid-19 no incluían a personas embarazadas, desde entonces hay cada vez más pruebas que apoyan y recomiendan la vacunación durante el embarazo y la lactancia. Los datos muestran que los beneficios de recibir la vacuna COVID superan cualquier riesgo conocido o potencial de la vacunación. Según el registro de embarazos de la vacuna v-safe COVID-19 de los CDC, al menos 185.000 mujeres han recibido la vacuna COVID en los Estados Unidos y se han registrado en el sistema de seguimiento de la seguridad de la vacuna. En todo el mundo, millones de embarazadas han sido vacunadas.

Los datos de los CDC han demostrado que no existen problemas de seguridad para las personas embarazadas que reciben la vacuna COVID de ARNm. Varios estudios apoyan el hecho de que las personas no tienen un mayor riesgo de resultados negativos en el embarazo, incluido el parto prematuro. Al igual que en el caso de las personas no embarazadas, las vacunas contra Covid-19 reducen el riesgo de infección en las embarazadas. Datos recientes de Escocia también demuestran que la vacunación durante el embarazo reduce el riesgo de hospitalización, de ingreso en la unidad de cuidados intensivos o de muerte en comparación con las personas no vacunadas.

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos y la Sociedad de Medicina Materno-Fetal recomiendan la vacunación contra la enfermedad Covid-19 para las personas embarazadas y en periodo de lactancia.

HECHO: Las embarazadas pueden recibir una vacuna COVID de refuerzo.

Los CDC recomiendan que las mujeres embarazadas se pongan una vacuna de refuerzo cuando sean elegibles para protegerse mejor de la infección por el SARS-CoV-2 (el virus que causa la enfermedad Covid-19). Las vacunas de refuerzo están disponibles cinco meses después de completar la serie de vacunas de Pfizer-BioNTech, seis meses después de la serie inicial de vacunas de Moderna y dos meses después de la vacuna de Johnson & Johnson. Las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna se recomiendan sobre la vacuna Johson & Johnson.

HECHO: Las vacunas COVID NO atraviesan la placenta.

Cuando se administra una vacuna, ésta actúa en el músculo en el que se administra la vacuna; no pasa al bebé directamente. El cuerpo reconoce entonces la vacuna y genera una respuesta en forma de anticuerpos. Estos anticuerpos atraviesan entonces la placenta a través del torrente sanguíneo hasta llegar al bebé o entran en el pecho y se transmiten al bebé a través de la leche materna.

Este proceso no es exclusivo de las vacunas contra la enfermedad Covid-19. Las vacunas contra la gripe y la tos ferina son vacunas recomendadas durante el embarazo. Se ha comprobado que la vacunación durante el embarazo es muy eficaz para proteger a los recién nacidos de estas enfermedades.

HECHO: Los anticuerpos COVID se transmiten de la madre al bebé.

Se cree que los anticuerpos transmitidos de la madre al bebé protegen a éste contra la enfermedad Covid-19. Según un estudio publicado, se encontraron anticuerpos COVID en la sangre del cordón umbilical tanto de las personas infectadas por el virus durante el embarazo como de las que fueron vacunadas durante el mismo. El estudio también descubrió que los bebés cuyas madres recibieron una vacuna contra la enfermedad Covid-19 durante el embarazo tenían niveles de anticuerpos más altos que los bebés cuyas madres se infectaron con el virus durante el embarazo. Otro estudio demostró que las vacunas en cualquier trimestre del embarazo permitían la transferencia de anticuerpos al feto a través de la placenta, por lo que el mejor momento para vacunarse es ahora.

Los anticuerpos también pasan al bebé a través de la leche materna. Se recomienda la vacunación en las personas que están amamantando.

HECHO: Las vacunas COVID NO causan infertilidad.

No hay datos que sugieran que las vacunas COVID afecten negativamente a la fertilidad o a la capacidad de una mujer para concebir después de vacunarse. Según muchos datos científicos y varios estudios, las vacunas no suponen un riesgo para las personas que intentan quedarse embarazadas. Hasta la fecha, no se conoce ninguna vacuna que cause problemas de fertilidad.

Los CDC recomiendan a las mujeres embarazadas, en periodo de lactancia o que estén planeando quedarse embarazadas que se vacunen contra la enfermedad Covid-19 lo antes posible.

HECHO: Las vacunas COVID pueden causar un cambio pequeño y temporal en el ciclo menstrual de la mujer.

Las vacunas COVID pueden causar una ligera alteración en los ciclos menstruales de las mujeres. Según un estudio publicado, algunas mujeres informaron de que empezaban su ciclo menstrual con un día de retraso, pero este cambio no persistió en los ciclos posteriores. No hubo cambios en la duración del ciclo menstrual (número de días de sangrado) en las mujeres que fueron vacunadas en comparación con las que no lo fueron. El efecto fue transitorio y los ciclos menstruales volvieron a la normalidad en uno o dos meses. No hay pruebas de que este cambio sea perjudicial. Los Institutos Nacionales de Salud están estudiando otros factores, como si los periodos eran más abundantes o más dolorosos después de la vacunación.

HECHO: Las vacunas COVID NO enferman a las mujeres embarazadas.

Las mujeres embarazadas no han reportado efectos secundarios diferentes a los de las personas no embarazadas después de recibir las vacunas Covid-19. Según los CDC, los efectos secundarios de la vacunación son signos normales en el cuerpo de una persona que está creando su protección y deberían desaparecer en pocos días.

Cómo manejar la desinformación

No siempre es fácil distinguir la realidad de la ficción. A pesar de lo que sugieren algunos artículos en línea y las redes sociales, las afirmaciones sobre el COVID-19 y las vacunas no siempre son ciertas. Es importante hablar con su médico de cabecera y obtener información válida de recursos de confianza.

coronavirus español

comments powered by Disqus