Jul 12, 2022 10:00 AM

Author: University of Utah Health Communications


Tiene la intención de ir a algún lugar con un propósito significativo. Pero cuando llega a su destino, no puede recordar por qué tenía que estar allí. ¿Podría este hecho tan común ser causado por el olvido relacionado con la edad, una distracción que desvió su cerebro mientras estaba haciendo varias cosas a la vez, o la demencia?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades explican: "A medida que envejecemos, nuestro cerebro cambia, pero la enfermedad de Alzheimer y las demencias relacionadas no son una parte inevitable del envejecimiento. Hasta el 40% de los casos de demencia pueden prevenirse o retrasarse. Ayuda entender lo que es normal y lo que no lo es cuando se trata de la salud del cerebro”.

Existen más de 100 causas diferentes de cambios en la memoria y el pensamiento, y muchas de ellas pueden tener características superpuestas, según la doctora Michelle Sorweid, DO, MPH, profesora clínica adjunta de la División de Geriatría y médica geriatra y especialista en trastornos cognitivos del Programa de Atención al Envejecimiento del Cerebro de la Universidad de Utah Health

"La pérdida de memoria a corto plazo no es el único síntoma que presenta el deterioro cognitivo," dice Sorweid. "A veces podemos ver cosas como cambios de personalidad o incluso depresión severa." Sorweid observa que los pacientes pueden carecer de interés por las actividades cotidianas y las cosas que solían disfrutar, y esos síntomas podrían ser señales de que algo está cambiando en el cerebro.

Etapas de la demencia y la enfermedad de Alzheimer

La demencia es la pérdida del funcionamiento cognitivo -pensar, recordar y razonar- y de las capacidades de comportamiento hasta tal punto que interfiere en la vida y las actividades diarias de una persona. La demencia varía en cuanto a su gravedad, desde la fase más leve, en la que apenas empieza a afectar al funcionamiento de la persona, hasta la fase más grave, en la que la persona debe depender completamente de otros para realizar las actividades básicas de la vida diaria. La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia entre los adultos mayores.

Si usted o un ser querido experimenta pérdida de memoria, confusión o cambios en el lenguaje, el estado de ánimo o la personalidad, puede:

  • Hacer las mismas preguntas repetidamente
  • Olvidar o confundir palabras
  • Tardar más tiempo en realizar tareas familiares
  • Perderse mientras camina o conduce por una zona conocida, o
  • Perder o extraviar objetos

Los problemas de memoria a corto plazo suelen ser una de las primeras señales de la enfermedad de Alzheimer. El deterioro de otros aspectos del pensamiento, como la búsqueda de las palabras adecuadas, los problemas de visión/espacio y el deterioro del razonamiento o del juicio, también pueden ser señales de las primeras fases de la enfermedad de Alzheimer.

En las etapas posteriores, los síntomas graves de la enfermedad de Alzheimer incluyen:

  • Pérdida del lenguaje y de la capacidad de comunicación, 
  • Pérdida de control de la vejiga o del intestino,
  • Pérdida de peso,
  • Convulsiones,
  • Dificultad para tragar y
  • Incapacidad para realizar tareas comunes que antes eran familiares

Pruebas cognitivas

Un especialista en trastornos cognitivos puede evaluar el grado en que el deterioro cognitivo puede estar afectando su vida o la de un ser querido. Durante una evaluación inicial, será útil que le acompañe un familiar, amigo o cuidador que le conozca bien.

Para realizar diagnósticos cognitivos se utilizan las siguientes pruebas:

  • La resonancia magnética (RM) utiliza un ordenador, radiofrecuencia y un campo magnético para crear imágenes del interior del cuerpo. Las resonancias magnéticas pueden revelar anomalías en distintas zonas del cerebro, lo que indica un deterioro cognitivo asociado a la enfermedad de Alzheimer. 
  • La tomografía por emisión de positrones utiliza pequeñas cantidades de tinte radiactivo para ver el interior de su cuerpo y ayudar a identificar placas en el cerebro que son indicadores de la enfermedad de Alzheimer. 
  • Las pruebas neuropsicológicas utilizan una serie de pruebas para evaluar la memoria, el razonamiento, la resolución de problemas y otras funciones. Se le puede pedir que responda a preguntas, que escriba, que dibuje o que responda a elementos en un ordenador. 

Diagnósticos diferenciales

Sorweid subraya la importancia de un estudio y un diagnóstico preciso. Recuerda a una paciente ingresada en el hospital por graves alteraciones de la memoria que también tenía pensamientos nocivos sobre sí misma. Cuando la paciente fue dada de alta, se le informó de que tenía demencia. "Cuando vino a vernos, descubrimos que sólo estaba gravemente deprimida," dice Sorweid. "Y le estaba yendo bien funcionalmente después de recibir tratamiento para su depresión. Ella no tenía demencia; ella tenía una depresión severa."

Sorweid señala que otros síntomas como la presión arterial alta, la diabetes, el colesterol alto, los ritmos cardíacos anormales, el uso de tabaco y la apnea del sueño relacionados con los cambios en la memoria y el pensamiento pueden tratarse para evitar un mayor deterioro. Estos factores de riesgo deben abordarse lo antes posible para prevenir la demencia más adelante en la vida.

“No todos los cambios en la memoria y el pensamiento equivalen a la enfermedad de Alzheimer o un proceso de demencia," dice Sorweid. “Ciertamente, esas son posibilidades, y cuanto antes sepamos lo que está sucediendo, más podremos hacer para tener un impacto en la calidad de vida de alguien.” Por esta razón, Sorweid alienta a las familias y los pacientes a buscar evaluaciones cognitivas de detección lo antes posible.

espanol neurologico perdida de memoria demencia enfermedad de alzheimer geriatrico perdida de memoria el olvido

comments powered by Disqus