Aug 13, 2021 1:00 PM


back to school

La vuelta al cole es un momento emocionante. Pero a muchos niños les puede causar estrés y ansiedad: incluso niños que suelen ser fáciles de llevar pueden experimentar nervios, y los que tienen algo de ansiedad pueden estar más excitados e inquietos de lo habitual. Los padres también sienten esa incomodidad. Dejar a un niño llorando a las puertas del centro escolar es difícil para todos.

Con la persistente pandemia de Covid-19, y el aumento de los casos de contagios, hay mucha incertidumbre sobre la seguridad de nuestros hijos en la escuela, especialmente los menores de 12 años que aún no pueden vacunarse. Con el uso opcional de mascarillas, muchos padres y niños se sienten más nerviosos que de costumbre por volver a las aulas este año.

CJ Powers, Ph.D., Director de Formación en Psicología en el Huntsman Mental Health Institute, (HMHI), ofrece su experiencia sobre los signos de ansiedad en niños y adolescentes, cómo diferenciar los nervios típicos frente a un problema serio de ansiedad, y lo que padres y cuidadores pueden hacer para ayudar a sus pequeños a afrontarlo. 

Señales y síntomas de depresión, estrés o ansiedad

"Observe posibles cambios en el comportamiento", dice Powers. "Los grandes cambios en el comportamiento de su hijo son una clara señal de que tiene problemas o necesita ayuda".

Powers explica que comportamientos como la falta de atención, el alejamiento de los amigos, la familia y las actividades, estar más lloroso o menos alegre de lo habitual, la dificultad para dormir (o dormir demasiado), la pérdida de apetito (o comer en exceso) o el aumento de la irritabilidad, son algunas señales de que sus hijos puede estar experimentando niveles de estrés poco saludables.

También hay síntomas físicos, como respiración acelerada, dolores de estómago, sensación de mucho calor, músculos tensos, diarrea o necesidad de ir al baño más de lo habitual.

"Con la vuelta a las aulas, estos sentimientos de ansiedad o depresión pueden ser temporales. Es importante mantener una conversación abierta y continua con su hijo o hija, hacerles preguntas para saber cómo se sienten y ver si es necesario buscar ayuda o apoyo adicional", dice Powers.

Siempre pregunte: ¿Cómo se siente?

Powers recomienda utilizar preguntas abiertas en lugar de preguntas de tipo "sí/no" para hacer que su hijo o hija hable.  Sugiere que lo más importante es centrar las preguntas en cómo se sienten los niños. También puede ser útil relacionarse con sus sentimientos para demostrar que usted entiende por lo que está pasando. Aquí tiene algunas preguntas directas y abiertas que puede hacerle a sus hijos si siente que les está pasando algo.

Evite la pregunta "¿estás preocupado?". En su lugar, pregunte: "¿Cómo te sientes con respecto al comienzo del cole?".
  • O pregunte: "Con todos los cambios recientes, ¿qué tipo de preocupaciones te rondan por la cabeza?".
  • Relájate con ellos. "Recuerdo que siempre me preocupaba la vuelta al cole al final del verano. Especialmente con todo lo que está ocurriendo, ¿qué preocupaciones tienes por el inicio de la escuela?"

Ya sea por el estrés del COVID o por la ansiedad general por la aceptación social, es normal que los niños y los padres experimenten ansiedad y estrés al comenzar el nuevo curso escolar. La escuela y las relaciones sociales son una parte importante de la vida de un niño y el comienzo de un nuevo año escolar introduce un gran número de cambios.  Esencialmente, está empezando de nuevo. ¿Cómo no preocuparse por entrar en un aula nueva con nuevas experiencias?

Powers tiene algunas ideas para aquellos que tratan de lidiar el regreso a la escuela, que también son útiles para los adultos que vuelven al trabajo o los estudiantes en edad universitaria que vuelven al campus. 

¿Cuáles son las preocupaciones más comunes?

Las preocupaciones más comunes que pueden sentir los niños son: ¿les seguiré gustando a mis amigos? ¿Quiénes serán mis profesores y les caeré bien? ¿Seré capaz de sacar buenas notas bajo la nueva presión? También pueden sentirse nerviosos por el nuevo entorno, la nueva aula, la nueva estructura y las nuevas rutinas. El estrés añadido si es un año de transición -de la escuela primaria a la intermedia, de la intermedia a la secundaria y de la secundaria a la universidad- crea toda una serie de preocupaciones que pueden ir desde "dónde almorzaré" hasta "estaré seguro en este nuevo entorno".

Como padre, usted siente la responsabilidad de preocuparse por sus hijos. Ayudar a su hijo o hija a superar sus preocupaciones puede parecer un factor de estrés parental añadido. Estar cerca de un padre que también está ansioso y preocupado puede hacer que los niños y jóvenes estén más nerviosos y estresados. Powers recomienda gestionar sus preocupaciones para que pueda ser un mejor apoyo emocional para su hijo:

  • Cuídese más a usted mismo.
  • Hable sobre lo que le preocupa. Hablar es el primer paso para resolver todo.
  • Reconocer las preocupaciones, pero también descartar las preocupaciones poco realistas, evaluándolas con respecto a las experiencias pasadas y los resultados probables.

Cómo pueden los padres y cuidadores ayudar a los niños a afrontar la situación

Si su hijo tiene problemas de ansiedad o estrés, hay formas de ayudarle, como proporcionarle apoyo emocional, trabajar juntos en estrategias prácticas, y buscar ayuda profesional si es necesario. Estas son las sugerencias de Powers para ayudar a su hijo a sobrellevar la situación: 

  • Empiece por escuchar y hacer preguntas que le ayuden a entender (¡sin intentar arreglarlo!). Intente comprender primero. Reconozca que las preocupaciones son reales y significativas para sus hijos.
  • Intente comprender. Ofrecer tranquilidad parece que podría ser útil, pero se corre el riesgo de dar la impresión de invalidar y podría hacer que su hijo o hija se quede en silencio. Lo más seguro es empezar por tratar de comprender y validar. A menudo eso es suficiente y ayudará a sus hijos a sentirse mejor (¡sin que usted tenga que "hacer" nada!).
  • Piensen juntos en formas de reducir su ansiedad. Si sus hijos parecen "atascados", una vez que vean que entiende su preocupación, pregúnteles cómo puede ayudarles y qué podrían hacer para ayudarse a sí mismo. Esto demuestra respeto por ellos, les da el control, y les hace practicar la forma de resolver problemas. Pregunte si hay cosas que puede hacer para ayudar.
  • Pida permiso. Si cree que tiene un consejo que puede ser útil, pida permiso primero. "Tengo una idea que podría ayudar. ¿Está bien si lo puedo compartir contigo?". Si su hijo o hija dice que sí, ¡compártalo! Si dice que no, respete sus deseos y quédese callado.
  • Pasen tiempo de calidad juntos. Aunque sólo sean unos minutos al día, ayude a sus hijos a olvidarse de sus preocupaciones divirtiéndose, relajándose y riéndose con sus seres queridos.
  • Lleve a sus hijos a la escuela. Algunos padres bienintencionados intentan a veces ayudar a sus hijos a sentirse mejor permitiéndoles evitar lo que les estresa; en este caso, llevarles a la escuela.  Esto puede resultar contraproducente y empeorar la situación.  Para la mayoría de los niños, el nerviosismo de la vuelta al colegio desaparece en unos pocos días después de que se incorporen a la rutina escolar.
  • Busque ayuda profesional si las cosas no mejoran.Algunos jóvenes con ansiedad necesitarán un profesional o especialista que les ayude a sentirse mejor. Visite la página web de HMHI's para aprender sobre los programas disponibles para niños y jóvenes. Además, los adolescentes, padres y cuidadores pueden descargar la aplicación SafeUT , una línea de chat y consejos en tiempo real para conectarse con un consultor licenciado las 24 horas del día desde su teléfono celular. 

mental health kids health children anxiety mental illness back to school academics depression

comments powered by Disqus